Noticias

11 Junio 2018

El proyecto de horticultura ecológica Biodrissa, trampolín empresarial de la Fundación Drissa

La Fundación Drissa, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la inserción laboral de personas con enfermedad mental, es uno de los grandes productores ecológicos de las comarcas de Girona. Sobre su proyecto de horticultura ecológica pivota la puesta en marcha de diferentes líneas de negocio que tienen como objetivo aumentar la contratación del colectivo que abarca la entidad.

Este fin de semana, la fundación gerundense ha abierto al público por primera vez la explotación de terreno agrario ecológico que tiene en Campllong (Girona), en el marco de su participación en “Benvinguts a pagès” -jornadas organizadas por la Generalitat de Cataluña-, y con la finalidad de dar a conocer los productos ecológicos que vende y distribuye con la marca Biodrissa. Durante estos dos días, la entidad ha hecho visitas guiadas, talleres de huerta -a cargo de los agricultores que trabajan en ella-, y ha ofrecido a los asistentes degustaciones de la carta Biodrissa.

La finca ecológica de la Fundación Drissa abarca 11 hectáreas de extensión, de las cuales 4 son una zona boscosa, de robles y encinas, y el resto están destinadas al cultivo de frutales, verduras y hortalizas de la temporada. También cuenta con una pequeña explotación apícola de la que se obtienen productos como miel, propóleo, cera o jalea real y ayuda en gran medida a la polinización de la huerta ecológica de la finca. La producción de huerta está acreditada con la certificación de producción ecológica CCPAE, que garantiza los procesos de producción y cultivos ecológicos en Cataluña y Europa, las certificaciones de calidad ISO 9001, medioambiental 1400, y de venta de proximidad de productos agroalimentarios.

Los productos se transforman y comercializan en el obrador y la tienda propia Biodrissa -ubicada en el Mercat del Lleó de Girona. También se venden en grandes distribuidoras, comercios especializados y restaurantes. En la plaza del mercado se oferta una carta amplia: gama variada de ensaladas y cremas para llevar, y preparadas para cocinar o comer en el momento, además de los zumos Biodrissa, hechos de fruta y verdura, con tecnología cold-pressed (prensa en frío), la única que permite la conservación intacta de los nutrientes del zumo durante el proceso de extracción. Drissa ha contado para el desarrollo de la carta de zumos con la colaboración de Fundación Alicia.

 

Trampolín empresarial a tres años vista

Sobre el proyecto de agricultura ecológica pivotan diferentes líneas de negocio que la entidad está poniendo en marcha y que desplegará durante los próximos tres años. En estos momentos se está trabajando para el desarrollo del servicio de catering Biodrissa. El negocio se fundamenta en el concepto de producto “saludable” y de “proximidad”, dado que se alimenta de los productos de la huerta ecológica y transformados que se llevan a cabo en el obrador. También se prevé la apertura de nuevos puntos de venta en el centro de la ciudad, un proyecto que se presentará en breve.

Por otro lado destaca “Aula de Naturaleza”, un proyecto que nace con la voluntad de dar a conocer de manera sostenible los productos Biodrissa y el trabajo de los agricultores que trabajan, su importancia y cómo ésta puede contribuir a mantener el medio ambiente y al mismo tiempo sensibilizar a la ciudadanía sobre la enfermedad mental. Se desplegará una cartera de servicios centrada en diferentes actividades y jornadas vinculadas a la horticultura ecológica de la finca. La programación irá dirigida tanto a colectivos específicos como las escuelas, con las que este año ya se han concretado diferentes iniciativas, como al público en general y colectivos que quieran sumarse. La gerente de la Fundación Drissa, Nuria Martínez, subraya el concepto de la “economía circulante”, que trata de recibir los restos vegetales de la tienda Biodrissa y del obrador, así como de otros servicios de la entidad, para hacer abono y aprovechar así mejor los residuos. “Queremos hacer talleres y formar en lo que somos expertos”, asegura Martínez. “Abrir la huerta y mostrar cómo trabajamos es una de las mejores maneras de promocionar nuestra marca, con el primer y último objetivo de dar trabajo y mantener los puestos de trabajo creados”, añade.

Drissa cierra el año 2017 con un crecimiento de la plantilla de trabajadores del 12%, un total de 123 empleados, de los cuales, 74 son personas con enfermedad mental. En estos momentos, el negocio de la horticultura ecológica da trabajo a 12 personas. Aparte del proyecto empresarial de huerta ecológica, la Fundación ofrece a través del propio Centro Especial de Trabajo los servicios de jardinería y forestal, pintura y limpieza. La entidad dispone también de servicio de acogida y bolsa de trabajo, servicio prelaboral -una parte del cual se desarrolla en la finca de Campllong-, servicio de formación y servicio de acompañamiento a la inserción laboral en el mercado ordinario. Asimismo, gestiona desde el servicio de vivienda un hogar con apoyo, un programa de autonomía en el propio hogar y servicio de atención al domicilio especializado. Del total de ingresos de la entidad, 2.494.302 euros el año pasado, un 62% corresponde a la prestación de servicios sociales y el 38% restante a la actividad de servicios productivos.

 

Enfermedad mental, la discapacidad con menos empleo

El trabajo es una herramienta terapéutica elemental en el proceso de rehabilitación psicosocial y uno de los instrumentos más importantes de apoderamiento de la persona y de lucha contra el estigma social de la enfermedad mental. Sin embargo son pocas las personas con trastorno mental que trabajan. De acuerdo con el informe anual del INE “El empleo de las personas con discapacidad (2016)” la discapacidad por razón de salud mental se mantiene como la discapacidad que menos empleo registrada. En el año 2016 sólo un 14,3% de las personas en esta situación trabajaron. Aunque habitualmente, según este informe, las personas con certificado de discapacidad intelectual y discapacidad por razón de salud mental son las que más escollos tienen a la hora de acceder al trabajo, en el año 2016, fue especialmente negativo para las segundas, y es que la tasa de empleo de las personas con discapacidad se incrementó en todas las tipologías, excepto la salud mental que cayó un 1,6%.

Fotos para descargar:

Frutales
Taller de huerta en las jornadas “Benvinguts a pagès”
Huerta 

Para más información puede ponerse en contacto con:

Plural Comunicación, gabinete de comunicación y prensa de la Fundación Drissa

Tel. 972222370 – 678580347 – info@pluralcomunicacio.com

>> Más noticias
Carrer Santander 1, bajos - 17005 Girona - Tel. 972 24 93 44 - Fax 972 24 93 45 - info@fundaciodrissa.com - Nota legal

Última actualització 21 Septiembre 2018

sitemap