Noticias

7 Noviembre 2017

Preguntas frecuentes sobre los trastornos mentales. Aclarando conceptos i desmintiendo mitos falsos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la SALUD como “el estado completo de bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de afecciones o enfermedades”. Y describe la SALUD MENTAL como “un estado de bienestar en el que el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a la su comunidad “.

¿Qué es un trastorno mental? Una posible definición es “una alteración de tipo emocional, cognitivo y / o del comportamiento en que quedan afectados procesos psicológicos básicos como la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, el aprendizaje, el lenguaje , etc., y que dificulta a la persona su adaptación en el entorno cultural y social “. Hay diferentes tipos de trastornos mentales. A lo largo de la historia se han hecho diferentes intentos para agruparlos por categorías, y continúa habiendo algunos desacuerdos entre modelos.
Uno de los más utilizados es el Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV) que distingue entre otros: trastornos del estado de ánimo, trastornos psicóticos, trastorno de ansiedad, trastornos sexuales, trastornos de la personalidad , trastornos del sueño, trastornos de la conducta alimentaria, trastornos cognoscitivos, etc.

TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO
Su principal característica es que afectan a la persona emocionalmente y suponen una alteración del humor. Un ejemplo es el trastorno bipolar, que combina periodos de mucha exaltación (maníacos) con otros de total abatimiento (depresivos). La duración de cada fase varía en cada persona, y se alternan con otros periodos en los que el estado de ánimo se normaliza y los síntomas de la enfermedad desaparecen prácticamente por completo. Los trastornos depresivos son otro tipo de trastornos del estado de ánimo, que presentan síntomas como la tristeza, la desesperanza y la inhibición.

TRASTORNOS DE ANSIEDAD
Son trastornos en los que predominan el miedo y la inseguridad, y se caracterizan por la anticipación de un futuro peligro o desgracia acompañados de un sentimiento incómodo. Algunos ejemplos son el trastorno de pánico, el trastorno obsesivo-compulsivo, las fobias y el trastorno de estrés postraumático.

TRASTORNOS RELACIONADOS CON SUSTANCIAS
Estos incluyen problemas asociados con el abuso del alcohol y las drogas ilegales o legales. Los síntomas más habituales son cambios en el comportamiento (alteraciones en el apetito o en el sueño, disminución del rendimiento escolar o laboral, falta de motivación …), cambios físicos (pérdida o incremento de peso repentinos, deterioro en el aspecto físico, temblores …) y cambios sociales (cambio de amigos, problemas legales, necesidad de dinero …).

TRASTORNOS PSICÓTICOS
Son los conocidos como trastornos de separación de la realidad ya que causan un desprendimiento de la misma (delirios). El ejemplo más notable es la esquizofrenia. La característica principal es que la persona experimenta una grave distorsión entre sus pensamientos y emociones. Es frecuente que sienta o vea cosas que no existen, se aísle de su entorno, descuide su aspecto, sus quehaceres o crea cosas que no son verdad.

TRASTORNOS DE PERSONALIDAD
Estos trastornos se caracterizan porque la persona presenta una forma de sentir y de comportarse que se aparta mucho de lo socialmente aceptado, como pueden ser conductas violentas, inestabilidad o grandes dificultades para relacionarse. Ejemplos de estos trastornos son el trastorno límite de personalidad y el trastorno antisocial de la personalidad.

OTRAS ENFERMEDADES MENTALES son los trastornos del sueño, trastornos sexuales, trastornos de la conducta alimentaria, trastornos del control de los impulsos, etc. También existen los trastornos disociativos (en los que se altera el sentido de sí mismo), los trastornos somatomorfos (en los que hay síntomas físicos sin causa clara) o los trastornos del desarrollo (que comienzan en la infancia, la niñez o la adolescencia, como el déficit de atención, el trastorno del comportamiento, etc.).

CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LOS TRASTORNOS MENTALES?
En primer lugar, podemos ayudar mucho si cuidamos nuestra manera de hablar sobre los trastornos mentales y las personas que los sufren: abandonar términos tradicionalmente peyorativos, como “loco” o “tarado”, o hablar de una persona refiriéndonos únicamente su diagnóstico y subrayándolo (decir “esquizofrénico” en vez de “persona con esquizofrenia”). Es muy importante tener información precisa sobre los trastornos mentales para evitar los mitos y las creencias erróneas que se tienen sobre ellas. También se debe normalizar el trato con las personas afectadas y hacerlas sentir como un miembro más de la sociedad. El trastorno mental responde muy pocas veces a modelos simples del tipo causa-efecto. Las causas de las enfermedades mentales son probablemente múltiples, y en algunos casos son desconocidas. Se sabe que factores como alteraciones en la química del cerebro, predisposición genética, factores ambientales y culturales, lesiones cerebrales, consumo de sustancias (el consumo de tóxicos como el cannabis o la cocaína son un importante factor de riesgo a la hora de sufrir un trastorno mental), etc., pueden influir mucho en su aparición y curso, pero no se conoce aún con exactitud ni en qué grado impacta cada uno de estos factores ni las combinaciones que se producen significativamente en cada caso.

PUEDO SUFRIR UN TRASTORNO MENTAL?
Todos tenemos probabilidades de padecerlo, al igual que ocurre con muchos otros tipos de enfermedades. De hecho, una de cada cuatro personas sufre un trastorno mental a lo largo de la vida. Aunque teóricamente podría haber personas con más predisposición genética que otras a sufrir, los factores ambientales pueden afectar de forma determinante la aparición de trastornos mentales, por lo que todos estamos expuestos. Aunque seguro todos en algún momento de nuestra vida experimentamos sentimientos de tristeza, ansiedad, insomnio, etc. hay que destacar que estos síntomas sólo un trastorno mental cuando provocan un importante malestar subjetivo, un deterioro social, laboral, o de otras áreas importantes de la actividad del individuo de forma significativa y son persistentes en el tiempo.

LOS TRASTORNOS MENTALES SE CURAN?
Los trastornos mentales se pueden curar o controlar con un tratamiento adecuado. Hasta hace sólo unas décadas, muchas personas afectadas por trastornos mentales pasaban la mayor parte de su vida ingresadas en centros de asilo o encerradas en casa. Actualmente los pacientes son tratados esencialmente en el ámbito comunitario, y suelen integrarse en la sociedad, gracias a un cambio de mentalidad y los avances conseguidos en tratamientos.
Los tratamientos pueden ser diferentes según los tipos de enfermedad y se suelen diseñar intervenciones personalizadas para cada caso. Frecuentemente se combina el tratamiento farmacológico con medidas de rehabilitación psicosocial y comunitaria, sociolaboral, psicoterapias y apoyo familiar, siempre en función de cada situación concreta.
Cabe destacar que todavía hay un número importante de personas que padecen un trastorno mental y no acuden a recibir tratamiento debido a la estigmatización que hay sobre este tipo de enfermedades. Es importante saber que los trastornos mentales se pueden tratar para lograr la recuperación o permitir que la persona que la padece pueda tener una mejor calidad de vida.

CUAL ES EL PAPEL DE LA FAMILIA EN EL TRATAMIENTO DE UN TRASTORNO MENTAL?
Un entorno familiar adecuado y tranquilo es muy importante en la recuperación de un trastorno mental.
La familia es un elemento clave para ayudar a la persona con la enfermedad a seguir el tratamiento propuesto por el especialista, por ejemplo, contrarresta la tendencia que tienen las personas afectadas de esquizofrenia a abandonar el tratamiento farmacológico. Por eso es importante que también la familia reciba apoyo por parte de los profesionales y los servicios de salud mental.

ES CIERTO QUE LOS TRASTORNOS MENTALES CONDUCEN A ACTOS VIOLENTOS?
NO.

No se puede decir que las personas con trastornos mentales sean más agresivas ni tengan más probabilidades de cometer actos violentos ni delictivos que personas sin enfermedad mental. Las personas afectadas por un trastorno mental rara vez son peligrosas para la sociedad en general. Sólo algunos trastornos mentales pueden desarrollar en ciertos episodios conductas agresivas hacia uno mismo o hacia el entorno familiar cuando la persona que los sufre no está bajo tratamiento.

¿UNA PERSONA CON TRASTORNO MENTAL HACER UNA VIDA NORMALIZADA (TRABAJAR, FORMAR UNA FAMILIA, MANTENER RELACIONES SOCIALES, ETC.)?
SÍ. Puede y debería poder hacerla. Puede hacerla porque con el tratamiento médico y farmacológico adecuado y con el entorno social y familiar favorable, una persona con trastorno mental deja de tener las limitaciones que puede suponer la enfermedad. Y debería poder hacerla porque todos tenemos los mismos derechos a una vida normalizada, aunque muy a menudo los prejuicios que lamentablemente todavía hay en la sociedad les impiden disfrutar y ejercido todos sus derechos.

¿CÓMO AYUDAR A UNA PERSONA CON TRASTORNO MENTAL?

En primer lugar, podemos ayudar mucho si cuidamos nuestra manera de hablar sobre los trastornos mentales y las personas que los sufren: abandonar términos tradicionalmente peyorativos, como “loco” o “tarado”, o hablar de una persona refiriéndonos únicamente su diagnóstico y subrayándolo (decir “esquizofrénico” en vez de “persona con esquizofrenia”). Es muy importante tener información precisa sobre los trastornos mentales para evitar los mitos y las creencias erróneas que se tienen sobre ellas. También se debe normalizar el trato con las personas afectadas y hacerlas sentir como un miembro más de la sociedad.

>> Más noticias
Av. Sant Narcís, 22, bajos. 17005 Girona - Tel. 972 24 93 44 - Fax 972 24 93 45 - info@fundaciodrissa.com - Nota legal

Última actualització 5 Diciembre 2017

sitemap